La Selección Argentina arrancó el Rugby Championship con una derrota por 20-16 en casa.

El seleccionado argentino de rugby, Los Pumas, no pudo esta tarde con su par de Nueva Zelanda, All Blacks, que finalmente se impuso por 20-16, en partido correspondiente a la primera fecha del Rugby Championship, que aglutina a las principales potencias del Hemisferio Sur de la disciplina.

En un estadio de Vélez Sarsfield prácticamente colmado, con más de 35 mil espectadores en las tribunas, el equipo albiceleste evidenció un rendimiento prolijo que fue de menos a más, aunque no le alcanzó para generar el batacazo de vencer al poderoso rival por primera vez en 29 enfrentamientos a lo largo del historial.

El campeón vigente del presente certamen, además de ser el ganador del último Mundial Inglaterra Gales 2015, se impuso en 28 partidos, mientras que el restante fue empate 21-21, en un test match en cancha de Ferro, con una legendaria actuación del pateador Hugo Porta, autor de todos los puntos argentinos.

Los Pumas continuarán la disputa del Rugby Championship el próximo sábado a las 6.50 hora argentina, en Brisbane, ante la local Australia, que hoy perdió con Sudáfrica, por 35-17, en Johannesburgo.

El encuentro arrancó a toda intensidad, con dos equipos que buscaron presionar en todos los sectores del césped de un estadio José Amalfitani, que no mostró el verde deseado.

El conjunto visitante cometió rápidamente infracciones y Los Pumas, sin construir juego, se adelantaron en el tanteador, con sendos penales convertidos por Nicolás Sánchez y Emiliano Boffelli (desde larga distancia).

La fortaleza del campeón vigente se hizo notar casi de inmediato, cuando el centro Ngani Laumape, a pura potencia, apoyó la pelota en el ingoal adversario para poner en evidencia que los All Blacks estaban vivos.

La ansiedad por recuperar rápido que exhibió el conjunto de Oceanía derivó en una nueva infracción y el tucumano Sánchez facturó con otro penal (9-7, a los 20m.).

Los All Blacks no gozaron de la habitual fluidez en el juego de manos, por lo cual apostaron también a las conversiones a los palos, en las que el apertura Beauden Barrett demostró estar fino.

Una grosera equivocación de Sánchez en la salida permitió que el conjunto visitante convirtiera a través de Brodie Retallick y así el campeón de la última edición del Championship se fue al descanso con una ventaja (20-9), que no se correspondía con el estricto desarrollo del encuentro.

En la segunda etapa, el partido se volvió mucho más parejo, a partir del pase a cargar del tucumano Sánchez en el cual el full back Ben Smith falló en la cobertura y le posibilitó a Boffelli, rápido y astuto, robar la ‘guinda’ y depositarla en el ingoal rival. Los Pumas volvieron a instalarse en partido.

Pero los dos equipos ejecutaron mejor las labores defensivas que las ofensivas en los segundos 40 minutos. En ese contexto, los dirigidos por el DT Mario Ledesma estuvieron verdaderamente cerca de provocar la hazaña de imponerse por primera vez a los mejores del mundo, cuando el árbitro Gardner debió recurrir al TMO ante una pelota que terminó en el ingoal rival apoyada por Jerónimo de la Fuente. Pero el cordobés Ramiro Moyano tenía el pie fuera de la cancha y la maniobra fue invalidada.

De allí hasta el final, Los Pumas cargaron y exigieron pero no pudieron pegar el ‘golpe de gracia’ para ganarle a un equipo que, sin desplegar todo su potencia, exhibió el suficiente oficio como para llevarse la victoria.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario