Beneficios de consumir maní, un aliado de la alimentación

Nos encanta y lo integramos a ensaladas, comidas, como snacks o incluso en forma de pasta. Muchos piensan que es un fruto seco, pero no: técnicamente el maní es una legumbre. Te contamos sobre los grandes beneficios que trae el consumo de este alimento, que además, nuestro país es gran exportador.

De acuerdo con un estudio publicado en Journal of Food Science and Technology, el maní tiene compuestos como resveratrol, que está vinculado a la prevención del envejecimiento prematuro y a promover la longevidad. También tiene fitoesteroles, que permiten bloquear la absorción de colesterol y coenzima Q10: estos elementos son conocidos por poseer propiedades que pueden prevenir enfermedades crónicas. A nivel nutricional es muy rico, al igual que los frutos secos.

Su aporte de ácido fólico es una de sus beneficios más conocidos: esto hace que favorezca la ovulación e incluso en mujeres embarazadas, puede prevenir malformaciones y problemas de gestación.

Los beneficios siguen: el maní ayuda a disminuir el colesterol total y del colesterol LDL (el llamado, colesterol malo), a la vez que puede incrementar el colesterol HDL (el que conocemos como, “colesterol bueno”). Si bien este alimento tiene gran cantidad de grasa, ayuda al hígado a lograr un funcionamiento equilibrado mientras que al páncreas lo ayuda a procesar el azúcar con mayor facilidad.

También, al ser un nutriente fuerte en fibra natural, es muy saludable para el corazón y para el sistema digestivo. Así, disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o de colon.

Otro de los grandes aportes del maní es que puede funcionar como un gran antidepresivo. El consumir un cuarto de taza de maní diario ayuda a alcanzar niveles altos de serotonina en el cerebro, que se traduce en un equilibrio hormonal. Además, su gran contenido energético colabora en disminuir la sensación de debilidad y cansancio.

Es importante mencionar que los excesos no son positivos. En el caso del maní, además, vale destacar que su consumo a veces puede generar algunas alergias: incluir reacciones cutáneas, sensación de hormigueo dentro y alrededor de la boca.

“La alergia al maní es la causa más común de la anafilaxis inducida por alimentos, una emergencia médica que requiere un tratamiento con un autoinyector de epinefrina y el correspondiente traslado a una sala de emergencias”, aseguran los expertos

Entradas relacionadas

Deja tu comentario