Colón liquidó a un River perdido y sin rumbo en el Monumental: le ganó 2 a 1 con diez jugadores

Colón, flamante campeón del fútbol argentino, jugó con aplomo en el estadio Monumental y se impuso por 2 a 1 sobre un River alternativo  tras el partido que disputaron esta tarde, correspondiente a la primera fecha de la Liga Profesional.

Rodrigo Aliendro y el colombiano Yeiler Góez, a los 2 y 33 minutos, marcaron los goles del triunfo parcial del elenco «sabalero».

Cuando se jugaba 13 minutos y Colón ganaba por 1 a 0, la visita sufrió la expulsión de Gonzalo Piovi, quien derribó a Jorge Carrascal cuando se iba solo con pelota dominada hacia el arco rival.

El descuento del Millonario llegó a los 91 minutos del encuentro, mediante el gol de Matías Suárez, pero de poco sirvió para este River que no encontró el rumbo en ningún momento del partido.

El elenco «millonario» apostó por una alineación con mayoría de suplentes, ya que preservó a los habituales titulares para el choque frente a Argentinos Juniors del próximo miércoles por la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores.

En cuanto al conjunto santafesino, llegó a esta instancia con varias bajas debido a un brote de coronavirus en el plantel, por lo que el entrenador Eduardo Domínguez tuvo que improvisar en algunas posiciones, como el lateral izquierdo, donde hizo su presentación Nahuel Gallardo, quien llegó hace apenas dos días, prestado justamente por River.

El equipo santafesino inició el encuentro con mucha decisión en Núñez y en apenas dos minutos quebró el marcador: una mala salida de Fabrizio Angileri dejó a contrapierna al fondo local, Alex Vigo quedó enganchado, Facundo Mura lanzó el centro para Aliendro, éste le ganó la posición a Jonatan Maidana y definió de media vuelta.

Tres minutos más tarde, River avisó con una rápida contra en la que encontró espacios, pero Jorge Carrascal, de buen partido, se apuró para definir y remató a las manos del arquero, tras ser asistido por Agustín Fontana. Diez minutos más tarde, una jugada similar terminó con la expulsión de Piovi, ya que el defensor de Colón cortó la carrera de Carrascal cuando se iba de cara al arco, también luego de un pase de Fontana.

Pese al hombre de menos, Colón se acomodó bien en el campo de juego, se recostó apenas unos metros más atrás y continuó cortando el circuito de juego de River, con una buena labor de sus volantes. En ese contexto, el «Sabalero» apenas pasó un sobresalto, a los 16 minutos, cuando entre la mano del arquero Ignacio Chicco y el palo devolvieron un cabezazo de José Paradela que tenía destino de gol.

Con el paso de los minutos, Colón siguió manejando los tiempos del partido, supo encontrar falencias en la defensa local y a los 33 minutos una gran combinación de ataque entre Góez y el movedizo Facundo Farías terminó en gol del colombiano.

Buscando cambiar la historia, el entrenador «millonario», Marcelo Gallardo, que ya había hecho un cambio en el primer tiempo, dispuso otros tres para salir a jugar el complemento, poniendo mucha gente en ataque.

La fórmula del «Muñeco» casi da frutos de inmediato, a los 5 minutos, en una acción en la que Braian Romero buscó a Federico Girotti y éste sacó un zurdazo atajado con prestancia por Chicco. Pero Colón enseguida dio aviso de que no pensaba aflojar y a los 6 minutos Javier Pinola salvó sobre la línea, evitando que Farías marque el tercer gol visitante luego de un contragolpe. Con el paso de los minutos, River empujó cada vez más en ofensiva y a fuerza de centros el descuento parecía al caer. A los 16, un cabezazo de Maidana no fue gol de milagro, despejado por la defensa, y a los 28 Chicco, de gran actuación, le tapó un mano a mano a Bruno Zuculini.

Si bien los mediocampistas de Colón continuaron teniendo una gran noche, el cansancio comenzó a hacer mella en los futbolistas visitantes, mientras River inclinaba cada vez más la cancha. En el epílogo, los embates locales ya eran consecutivos y a los 42 minutos el arquero de Colón volvió a lucirse, manoteando por sobre el travesaño un derechazo de Gonzalo Montiel que parecía gol seguro. En ese contexto de dominio permanente, llegó el descuento: la defensa «sabalera» despejó un tiro de esquina, Zuculini la volvió a meter al área, Pinola la bajó de cabeza y Suárez, con otro testazo, marcó el 1-2.

Empujado por el descuento y con el tiempo adicional por jugarse, River redobló esfuerzos y lo pudo empatar, pero Romero dilapidó una clara ocasión, a los 47, al rematar desviado pese a estar en soledad, en lo que fue la última chance para el «millonario».

Entradas relacionadas

Deja tu comentario