FIFA Gate: el banco suizo Julius Baer reconoció que lavó US$25 millones para Julio Grondona y sus herederos

El banco suizo Julius Baer reconoció ante la Justicia de Estados Unidos que “lavó al menos US$ 25 millones para Grondona provenientes del pago de sobornos que recibió a cambio de los derechos de televisión de las Copas del Mundo de 2018, 2022, 2026 y 2030, como así también otros torneos”.

Así surge de la documentación que el Departamento de Justicia presentó ante una Corte Federal de Nueva York. La entidad admitió además haber desarrollado operaciones de lavado en la Confederación Helvética (Suiza) y Estados Unidos para tres herederos de Grondona.

Como parte del acuerdo que firmó con el Departamento de Justicia, reconoció que sirvió de canal para el lavado de millones de dólares destinados a los entonces presidente y tesorero de la Conmebol, Ricardo Teixeira y Sergio Jadue, respectivamente, quienes también presidían las asociaciones de Brasil y Chile.

En ese marco y como parte del acuerdo, el banco acordó pagar más de US$ 79,6 millones, entre multa y decomiso, y someterse a un proceso de control y auditoría durante los próximos tres años.

Además, Julius Baer detalló que Alejandro Burzaco y otros ejecutivos de la empresa Torneos y Competencias SA crearon dos sociedades pantallas (FPT Sports SA y Arco Business and Developments Ltd) con las que abrieron cuentas y subcuentas en Suiza.

A partir de ello, Burzaco y otros acordaron pagarle a Grondona, como titular de la AFA y vicepresidente de la FIFA, cerca de US$ 30 millones por los derechos de televisación de los mundiales. De esos fondos, giraron US$ 25 millones a una subcuenta de FPT Sports.

“El propósito de colocar los fondos en una subcuenta, en vez de en la cuenta principal”, expresaron ante la jueza Chen, “era esconder los fondos, al mismo tiempo que le permitía a Torneos recibir resúmenes bancarios para confirmar que los pagos se habían hecho”.

Si bien a lo largo de los documentos que presentaron ante la Justicia, los investigadores aluden a Grondona como “Oficial del Fútbol N° 1”, aportan los indicios suficientes para identificarlo. Entre ellos, detallaron que presidía la AFA, que falleció el 30 de abril de 2014 y dejó tres herederos.

La entidad preciso también que Grondona se reunió con Arzuaga en repetidas ocasiones para darle instrucciones sobre cómo invertir los fondos depositados en esa subcuenta y que luego de su muerte giró en noviembre de ese año más de US$ 16,5 millones a otra cuenta en el mismo banco a nombre del primero de sus herederos, apoyado en “contratos fraudulentos” para los que contó con la ayuda de Torneos.

A comienzos de 2015, el banco giró otros US$ 8 millones a través de una cuenta corresponsal en Nueva York hacia otra cuenta en otro banco suizo para el segundo heredero de Grondona. Y para entonces, Arzuaga ya había colaborado con su tercer heredero para abrir otra cuenta en el banco y aprobar el depósito de tres cheques de la FIFA.

Pero como si no fuera suficiente, la entidad reveló que canalizó los sobornos vinculados a los derechos de televisión de las copas América, Libertadores y Sudamericana para múltiples ejecutivos del fútbol continental. Entre ellos, para Grondona y otros que identificó con nombres: Eugenio Figueredo, presidente de la Conmebol y de la Asociación Uruguaya de Fútbol, con “al menos” US$ 2 millones; Nicolás Leoz, presidente de la Conmebol y de la Asociación Paraguaya de Fútbol, sin detallar el monto preciso. Marco Polo del Nero y José María Marín, presidentes de la Confederación Brasileña de Fútbol, con “al menos” US$ 3,9 millones; Romer Osuna, boliviano miembro del comité de auditoría de la FIFA y tesorero de la Conmebol, con US$ 600.000; Sergio Jadue, vicepresidente de la Conmebol y presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile, con US$ 400.000.

Los documentos presentados en la justicia norteamericana detallan además que los argentinos dueños de la firma Full Play, Hugo y Mariano Jinkis, también participaron en estos acuerdos. Ambos se encuentran en libertad en nuestro país luego de que en 2016 Claudio Bonadío rechazó extraditarlos a Estados Unidos.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario