Independiente le ganó a Gimnasia y sumó su segundo triunfo en fila

Independiente logró su segundo triunfo en fila al imponerse por 1 a 0 sobre Gimnasia y Esgrima, en Avellaneda, en un partido correspondiente a la tercera fecha de la Zona B de la Copa de la Liga Profesional.

El «Rojo» destrabó un encuentro complicado gracias a la pelota parada, a los 21 minutos del segundo tiempo: Sebastián Palacios ejecutó un tiro de esquina desde la derecha, Juan Insaurralde cabeceó, la pelota pegó en el palo y Silvio Romero, en la línea, la empujó al fondo de la red.

El partido tuvo dos situaciones polémicas, la primera, a los 33 minutos del primer tiempo, en una acción en la que Sergio Barreto pareció cometerle penal a Eric Ramírez, aunque el árbitro Pablo Dóvalo consideró que no hubo falta y dejó seguir.

La segunda se produjo en el complemento, a los 11 minutos, cuando el arquero del equipo platense, Rodrigo Rey, pareció cortar la carrera de Jonathan Menéndez con un manotazo afuera del área, otra acción en la que Dóvalo no cobró nada.

Con este resultado, Independiente llegó a los seis puntos, tres menos que Vélez, líder del grupo, mientras que Gimnasia continúa con cuatro unidades.

El conjunto dirigido por Julio Falcioni arrancó mejor, jugando en campo rival, pero le faltó profundidad y apenas pudo inquietar con un disparo del tucumano Palacios, bien tapado por Rey.

Promediando esa primera etapa, el «Lobo» emparejó las acciones y empezó a manejar la pelota desde los pies del uruguayo Brahian Alemán, cerebro de la ofensiva platense.

Así llegó la primera acción de riesgo a favor de la visita, a los 26 minutos: Matías Melluso sacó un lateral largo para Nicolás Contín, éste aguantó la pelota, cedió para Alemán y el volante oriental sacó un zurdazo que fue desviado con mucho esfuerzo por su compatriota Sebastián Sosa.

El «Lobo» le dio continuidad a su dominio y avisó en otras dos ocasiones, ambos con cabezazos desviados de Ramírez, el primero a los 34, tras un centro de Marcelo Weigandt, y el segundo a los 36, luego de un envío de Alemán.

El inicio del segundo tiempo fue una continuidad del primero, Gimnasia siguió jugando mejor y a los 7 minutos tuvo que aparecer otra vez Sosa, tapando sobre su palo izquierdo un bombazo de Weigandt.

Un minuto más tarde, Contín le tiró el cuerpo encima a Romero cuando salía jugando desde el fondo, le robó la pelota y sacó un derechazo rasante, que salió cerca de un palo.

En ese contexto, el partido siguió planteado con Gimnasia atacando e Independiente agazapado para la contra, que pudo sacar limpia a los 13, en la acción en la que Rey pareció cortar con mano afuera del área y el árbitro no vio así.

Jugados 17 minutos, se produjo una acción curiosa, ya que Falcioni dispuso el ingreso de Alan Velasco por Palacios, pero sus ayudantes se equivocaron con los números en el papel que le entregaron al cuarto árbitro, Lucas Comesaña, y el que terminó saliendo fue Sergio Barreto.

Ante esto, el «Emperador», viendo el desequilibrio táctico que provocaba la situación, salió disparado del banco de suplentes para protestarle a Comesaña, pero éste le aclaró que el error había sido cometido por el propio cuerpo técnico del «Rojo».

Sin embargo, la confusión terminó siendo productiva para el elenco local, ya que fue Palacios quien ejecutó el tiro de esquina que derivó en el cabezazo al palo de Insaurralde y el posterior gol de Romero.

Con el resultado a su favor, Independiente retrocedió nuevamente en el terreno de juego, cerró filas y cedió el balón a Gimnasia.

Así fue que Sosa fue llamado a intervenir para mantener su valla en cero. A los 32 minutos voló sobre su palo derecho para desviar un zurdazo de media distancia de Alemán, mientras que dos minutos más tarde hizo lo propio frente a un zurdazo de Johan Carbonero, esta vez ayudado por el palo.

Pasados estos sustos, Independiente reforzó la defensa con cambios dispuestos por Falcioni, mientras que la dupla técnica del «Lobo» refrescó el ataque con sus relevos, que no lograron vulnerar a la última línea local en el epílogo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario