Mascherano en medio de un escándalo por cerrar una «offshore» secreta tras ser condenado por delito fiscal

Javier Mascherano pactó con la Fiscalía de Delitos Económicos y la Abogacía del Estado un año de cárcel y 815.000 euros de multa al aceptar un delito fiscal por defraudar 1,5 millones de euros a Hacienda. En ese momento, el argentino empezó a liquidar una sociedad ‘offshore’ que había pasado desapercibida para las autoridades españolas y que no aparece citada en el fallo de la Audiencia Provincial de Barcelona.

 

«La firma registrada en Islas Vírgenes Británicas y cuyo titular era Mascherano, Alenda Investments Ltd., efectuaba una transferencia de 260.000 dólares bajo la descripción «gastos personales» y apenas un mes después «Alenda Investments dejaba sus cuentas a cero al transferir más de un millón de dólares«, explica el portal de noticias español el Confindencial.

 

Los movimientos fraudulentos de capitales fueron reportadas como sospechosas ante la Red de Control de Delitos Financieras de Estados Unidos (FinCEN), tal y como recogen los FinCEN Files, una investigación coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

 

Mariano Aguilar, asesor de Mascherano, afirmó: «Cuando pacta la condena, tomó la decisión de empezar a disolver las sociedades personales de los distintos negocios que tenía en distintos países, como por ejemplo en Uruguay, para el cobro de derechos de imagen».

 

El asesor del jugador relató que el millón de dólares calificado como sospechoso se destinó dos inversiones inmobiliarias en Uruguay.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario