Boca le ganó sobre la hora a Independiente Medellín y quedó a un punto de clasificar a octavos de Copa Libertadores

En un partido donde no tuvo tanta claridad como la semana pasada en Paraguay, Boca logró un agónico triunfo en Colombia frente a Deportivo Independiente Medellín por 1 a 0, que le permitió quedar a un punto de asegurar matemáticamente su clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores.

 

Fue Eduardo Salvio, que convirtió los tres goles del «Xeneize» desde el reinicio de la competencia, el que apareció en el área para capitalizar un rebote del arquero Andrés Mosquera, luego de un regalo defensivo del conjunto local, que perdió sus cuatro presentaciones en el grupo H.

 

El conjunto de La Ribera amplió su ventaja como líder, ya que tiene 10 puntos, seguido por Caracas de Venezuela (7), Libertad de Paraguay (6) y el elenco colombiano que no sumó unidades.

 

En este contexto, el «Xeneize» podría abrochar su clasificación a octavos de final si consigue al menos un empate cuando el martes próximo reciba a Libertad de Paraguay en el estadio «La Bombonera».

 

La mala para los dirigidos por Miguel Angel Russo, quien se quedó en Buenos Aires por recomendación médica, fue la lesión muscular que sufrió Gonzalo Maroni, reemplazado por Agustín Obando promediando el primer tiempo.

 

No fue tan contundente ni dominante como frente a Libertad en Paraguay la semana pasada, pero Boca mereció conseguir la victoria, principalmente por lo hecho en el primer tiempo.
Un remate de Tevez que sacó el arquero al córner y un bombazo a la carrera de Salvio, que dio en el travesaño tras rozar en la mano también de Mosquera, fueron las más peligrosas en esos primeros 45 minutos.

 

Apenas un tiro libre de Reina, promediando el segundo tiempo, fue lo más peligroso de los dirigidos por el paraguayo Aldo Bobadilla, cuyo cargo estaba en la cuerda floja previo a esta derrota.

 

Boca, más allá del buen despliegue del tándem de Campuzano y Pol Fernández, no tuvo el peso ofensivo de su anterior presentación, ante un rival que la mayoría de las veces era pasivo en la marca.

 

Sobre el cierre, un horror defensivo en la salida del DIM, protagonizado por Delgado -promovido por Bou- en un pase atrás que pretendía llegar al arquero, le entregó la chance a Capaldo, que no pudo en primera instancia con Mosquera, aunque en el rebote apareció el angelado Salvio para hacer pagar el fallo.

 

Boca, ahora, espera no solo cerrar su clasificación a octavos sino también lograr dos victorias como local que, quizás, le permitan definir en «La Bombonera» todos sus posibles cruces hasta la final, su principal objetivo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario