Messi no brilló, pero Barcelona le ganó al Espanyol y lo mandó al descenso

El derby barcelonés de este miércoles en el Camp Nou fue extremo. El Barcelona necesitaba sumar de a tres para mantener sus opciones al título mientras que el Espanyol también buscaba un triunfo, ya que en caso de ser derrotado -como sucedió- pierde la categoría tras una temporada para olvidar.

Finlamente y con esfuerzo fue victoria del Barcelona por 1-0. El conjunto de Quique Setién no lució, pero sumó de a tres y quedó a un punto del Real Madrid, que jugará el viernes.

La goleada del cuadro azulgrana ante el Villarreal de la jornada pasada pareció un espejismo, al menos durante la primera parte, en donde el equipo de Setién y Messi mostraba una vez más su peor costado. Sin ideas, sin profundidad y sin rebeldía, el elenco local se adueñó del balón pero no inquietó el arco de Diego López, quien tras el final de la primera mitad no tuvo intervención alguna.

El conjunto visitante se replegó en el fondo y apostó todo a los contragolpes iniciados por pelotazos al vacío que complicaron a su rival. Fue así que a los nueve minutos, Embarba emprendió una corrida por derecha y escapó mano a mano desde la mitad de la cancha, pero al llegar cansado al área, su remate fue despejado por Marc André Ter Stegen, figura de su equipo en los primeros 45 minutos.

Cuando el cronómetro marcaba los 43 minutos, el Espanyol tuvo otra oportunidad concreta. Esta vez fue el lateral Didac Vilá quien escapó por izquierda, se metió en el área y lanzó un buscapié que Lenglet se llevó puesto. Nuevamente el arquero alemán, reaccionó a tiempo para rechazarlo, pero el rebote cayó en Didac, quien con la pierna derecha (su pierna inhábil) hizo sonar el palo con su disparo esquinado.

La única para el local fue en una aventura de Griezmann que encaró de derecha hacia el centro y filtró el pase para Luis Suárez, quien aguantó la marca, pero al definir su remate dio en Calero y se marchó al córner.

En el segundo tiempo, Quique Setién pateó el tablero y mandó al campo de juego a Ansu Fati en lugar de Nelson Semedo. Sergi Roberto pasó a ocupar la posición de lateral derecho y Messi retrocedió unos metros, para funcionar como enganche de los tres puntas. El joven no entró de la mejor manera, porque en su primera acción le dio un planchazo a Fernando Calero y se fue expulsado. El árbitro ya lo había amonestado, pero el VAR le indició que revise la acción y finalmente vio la roja.

Dos minutos después fue Pol Lozano quien en su intento por llegar primero a la pelota le dio un planchazo a Gerard Piqué que el árbitro también había considerado merecedor de cartulina amarilla, pero que el VAR le señaló que el futbolista del Espanyol debía ser expulsado. En menos de 10 minutos, ambos equipos se quedaron con 10 jugadores.

A los 56 minutos, Jordi Alba profundizó para Antoine Griezmann, quien en el área y con la cancha a sus espaldas improvisó un taco para Messi. El argentino remató de primera, casi sin ángulo, la pelota rebotó en una de sus marcas y le cayó a Suárez, quien no perdonó y gritó el 1 a 0.

Pese a estar abajo en el marcador, el Espanyol mantuvo su postura de quedarse replegado atrás y el Barcelona pudo ampliar la diferencia con un una volea de Messi que no fue gol porque Diego López se lución con su atajada.

Luego, Arturo Vidal ingresó por Griezmann y Martin Braithwaite por Suárez.

 

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario