Día Mundial del Huevo

El huevo es un alimento sumamente nutritivo que debería formar parte de la dieta habitual de las personas, razón por la cual tiene su propia fecha: el segundo viernes de octubre se celebra el Día Mundial del Huevo, que se estableció en el año 1996 por la Comisión Internacional del Huevo, durante una conferencia en Viena.

A pesar de que durante muchos años se asoció al huevo con el aumento del colesterol, se comprobó en realidad que lo que más lo sube es el alto consumo de grasas saturadas y el bajo consumo de las insaturadas, y no así el colesterol contenido en los alimentos. Tampoco aporta carbohidratos ni gluten ni lactosa, lo que lo convierte en un alimento “comodín” tanto para diabéticos como para celíacos y alérgicos a la lactosa. A nivel calórico, aporta aproximadamente 75 calorías, como una fruta mediana y contiene proteínas comparables a las de otros alimentos.

Lo cierto es que está presente en la alimentación de la humanidad hace miles de años, aportando vitaminas, minerales y otras sustancias esenciales a través de las preparaciones más variadas. En el Día Mundial del Huevo, la Cámara de Productores Avícolas de Argentina (CAPIA) enumeró diez razones claves vinculadas a la salud para consumir huevo en la infancia, en la adolescencia, la adultez y la vejez. Estas son:

*Tiene un alto valor vitamínico y mineral. Pocos alimentos contienen tantas vitaminas y minerales como el huevo. Cuando se consume, se ingieren vitaminas A, D, E y B12, así como tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, piridoxina, folato, biotina, calcio, hierro, zinc, mangnesio, fósforo, potasio, selenio y sodio. Todos estos nutrientes contribuyen al bienestar físico y mental, reduciendo el riesgo de enfermedades, aportando energía y potenciando el desarrollo.
*Previene enfermedades de la vista. El huevo es rico en carotenoides, zeaxantina y luteína, sustancias antioxidantes que intervienen en la prevención de afecciones visuales como las cataratas y la enfermedad macular producida por la edad. La luteína y la zeaxantina también están presentes en vegetales como el brócoli la espinaca, pero el cuerpo absorbe mejor estos nutrientes cuando provienen del huevo, gracias a la grasa presente en la yema.
*Aporta grasas insaturadas. El huevo contiene grasas saludables de buena calidad, especialmente del tipo monoinsaturado oleico, que actúa favoreciendo el aumento del colesterol HDL, es decir el “bueno”, en sangre. Contrario a lo que se pensaba antiguamente numerosas investigaciones científicas revelaron en los últimos años que el consumo de huevo no tiene impacto negativo en el incremento de los niveles de colesterol LDL, el colesterol “malo”.
*Es el aliado perfecto para combatir el exceso de peso. El huevo es un alimento fundamental para incluir en planes de descenso de peso, porque, al contener proteínas es un alimento saciógeno. Además, es bajo en calorías: aporta solo 75 calorías por unidad.
*Contiene proteínas de alta calidad. Después de la proteína de la leche humana, la del huevo es la que el organismo aprovecha mejor. El huevo cubre el 10% de las recomendaciones proteicas de un adulto el 30% de las recomendaciones proteicas en los niños.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario