home Deportes Superliga: Atlético Tucumán ganó y quedó como escolta

Superliga: Atlético Tucumán ganó y quedó como escolta

La solidez del Atlético Tucumán de Ricardo Zielinski fue demasido para el endeble San Lorenzo de Jorge Almirón, que en su presentación ante el público del “Ciclón” terminó sucumbiendo por un 2-0 tan contundente en las cifras como en el juego.

El encuentro, pendiente de la séptima fecha de la Superliga, lo resolvió el conjunto tucumano en el primer tiempo con sendos tantos de Luis Miguel Rodríguez, de tiro penal, a los 25 minutos, y un golazo desde afuera del área y luego de una lucida maniobra personal del lateral derecho José San Román.

En el primer tiempo San Lorenzo se paró con cinco jugadores en el medio (Botta, Belluschi, Insaurralde, Rojas y Merlini) y solamente Nicolás Reniero de punta.
El local tenía entonces el manejo del balón, pero las salidas eran imprecisas. El equipo norteño intentó robar la pelota en el medio y salir de contraataque, buscando espacios para presionar por derecha y lastimar.

Pero ambos equipos no llegaban con profundidad. A los 15 minutos se registró la primera jugada de peligro de San Lorenzo tras un tiro libre por la izquierda, casi en la puerta del área, lanzado por Fernando Belluschi, que alcanzó a cabecear Rubén Botta y logró contener con esfuerzo el arquero Christian Lucchetti.

A los 21 minutos Merlini robó una pelota por el medio, se proyectó entre los defensores de Atlético y definió con la derecha en el área grande, pero la pelota rozó el travesaño.

Pero a los 21 minutos se proyectó Abero por izquierda, Coloccini cerró el avance pero el jugador de Tucuman remató y le pegó al defensor “cuervo” en la mano, por lo que el árbitro Ariel Penel sancionó el consecuente tiro penal que ejecutó Luis Rodriguez a los a la derecha de Navarro, que alcanzó a desviar con la punta de los dedos, pero el balón rebotó en el palo y de vuelta al campo le dio en el brazo derecho y se fue a la red.

A los 31 minutos Belluschi remató desde fuera del área y la pelota volvió a rozar el travesaño del arco defendido por Lucchetti.

Sin hacer mucho entonces, el equipo visitante marcó en dos oportunidades merced a su eficacia. San Lorenzo, ordenado pero sin profundidad, tuvo en Merlini a su jugador más activo dentro de un equipo impreciso.

Claro que Almirón, que asumió la fecha pasada en el empate sin goles en la cancha de Vélez Sarsfield, donde su equipo fue vapuleado por el local, algo que él mismo reconoció, y al que ahora se le viene el clásico con el encumbrado Huracán nuevamente en el Nuevo Gasómetro, no tiene mucho material al que echar mano para contrarrestar a equipos afiatados como el albiceleste tucumano.

Por eso sus variantes realizadas en el transcurso de la etapa final se parecieron más a manotazos de ahogado que a recursos potencialmente viables como para torcer una historia que ya estaba cerrada antes de comenzar ese segundo tiempo.

Ni Alexis Castro, ni el atrevimiento del diminuto Nahuel Barrios, ni la potencia física de Adolfo Gaich sirvieron para inquietar siquiera a un Atlético Tucumán que con esta victoria trepó a la segunda posición del campeonato con 25 unidades, a cuatro del líder Racing. San Lorenzo, vigésimoprimero, apenas suma 11.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *