Uso prolongado de aspirinas está asociado con un menor riesgo de morir de cáncer

La ingesta a largo plazo de aspirinas se asociaría a un menor riesgo de morir a causa de varios tipos de cánceres, incluyendo el colorrectal, el de pulmón, el de mama y el de próstata, según un estudio presentado en la Reunión Anual de la Asociación Americana de la Investigación del Cáncer.

El estudio analizó la ingesta de aspirina, junto a la dosis y la duración, con los riesgos de la mortalidad en general y los riesgos de la mortalidad por cáncer durante un período de casi 32 años. Investigaciones anteriores han demostrado que la aspirina previene las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, en particular el cáncer colorrectal. Ese estudio en particular fue uno de los primeros en examinar los beneficios potenciales de las diferentes dosis y duraciones del uso de la aspirina.

La evidencia sugiere que la aspirina no solo reduce el riesgo de desarrollar cáncer, sino que también puede desempeñar un papel importante en la reducción de la muerte por cáncer“, comenta Yin Cao, autor principal del estudio e instructor en medicina en la unidad de epidemiología clínica y transnacional del Hospital General de Massachusetts y la Escuela Médica de Harvard.

Los investigadores analizaron a 86,206 mujeres desde 1980 hasta 2012 y 43,977 hombres, de 1986 a 2012. Se registró su uso de la aspirina y se empezó a hacer su seguimiento cada dos años.

Se observaron reducciones en el riesgo de la mortalidad en general y el riesgo de la mortalidad por cáncer en los individuos que se habían tomado dosis de aspirina, que oscilaban entre medio comprimido y siete pastillas por semana. Las personas que tomaron 0.5 y 1.5 comprimidos redujeron el riesgo de mortalidad. Entre las que tomaron entre dos y siete, la reducción aún fue mayor. Sin embargo, las personas que tomaron más de siete comprimidos podrían haber tenido beneficios sustancialmente menores.

Los estudiosos plantearon la hipótesis de si el riesgo de mortalidad por cáncer se debía a las propiedades anticoagulantes y antiinflamatorias de la aspirina. La propiedad anticoagulante evita que los coágulos se formen en el cuerpo y podría prevenir que las células cancerosas que se separan de los tumores se peguen a otras áreas del cuerpo desarrollando otros tumores.

Durante el período de estudio, 22,094 de las mujeres y 14,749 de los hombres murieron. Entre todos los que murieron, 8,271 mujeres y 4,591 hombres fue a causa de cáncer.

Las tasas de riesgo de muerte entre hombres y mujeres que tomaron aspirina en comparación con los que no lo hicieron disminuyó entre un 11 y un 7 por ciento. El riesgo de mortalidad por cáncer fue de un 7 por ciento menor para las mujeres y un 15 por ciento menor para los hombres que utilizaron aspirinas, según explica el estudio.

La mayor reducción se produjo en el riesgo de la mortalidad por cáncer colorrectal, con un total del 31 por ciento para las mujeres y un 30 por ciento para los hombres que tomaban aspirinas de forma regular. Esas mujeres también tuvieron un 11 por ciento menos de riesgo de morir por cáncer de mama, y en el caso de los hombres un 23 por ciento menos de riesgo de morir por cáncer de próstata.

Aunque se ha demostrado que la aspirina reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, se sabe que el uso diario de la aspirina aumenta la probabilidad de sangrado gastrointestinal.

Tenemos que asegurarnos que las personas entiendan que el uso crónico puede no ser bueno para todos“, advierte Margie Clapper, subdirectora científica del Centro de Cáncer Fox Chase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *