8 – 0 Los números que dejó la histórica victoria del millonario

La noche histórica que River tuvo ayer en el Monumental quedará en el recuerdo de los hinchas por mucho tiempo. Revertir una serie que estaba 0-3 ante Jorge Wilstermann con un 8-0, una goleada que pulveriza marcas en los libros de historia. Todo de la mano del más querido y mimado por los simpatizantes millonarios: su técnico, Marcelo Gallardo.

Fueron cinco los goles de Ignacio Scocco en la goleada de ayer, un número que rompe varias marcas en la historia del club y la Copa Libertadores. No es, sin embargo, el futbolista que más tantos marcó en un partido. Ese récord todavía lo tiene Juan Carlos Sánchez, quien jugando para Blooming le metió seis a Deportivo Italia (Venezuela) en la Copa de 1985. Nacho es el sexto futbolista en hacer cinco en 90 minutos, marca que comparte con Enrique Raimondi (Ecuador), Alberto Spencer (Ecuador), Fernando Baiano (Brasil) y otros dos argentinos: Raúl Castronovo (jugando para Peñarol) y Alfredo Moreno, en un Boca 6-1 Blooming.

Dentro de River y la historia de la Copa, estas son las marcas que Scocco rompió con sus cinco goles de anoche:

Se convirtió en el primer jugador en la historia del club en convertir cinco goles en un partido por un torneo internacional.

Es el primer futbolista en la historia de la Copa Libertadores que hace cinco en un partido de playoffs o mano a mano.

Revisando la historia del millonario, algunas de las marcas que el equipo de Marcelo Gallardo pulverizó ayer con el histórico 8-0 ante Jorge Wilstermann, en los cuartos de final de la Copa Libertadores:

La segunda máxima goleada del millonario en la Copa. En 1970 le hizo nueve a Universidad de Chile.

 Es la segunda vez que River hace ocho goles en un partido. La última fue ante Gimnasia de Jujuy en 1999, por el torneo local.

 Es el primer equipo en la historia de la Libertadores en hacer ocho goles en una instancia de cuartos de final o mayor.

 River es el quinto equipo argentino en revertir una serie de tres goles en contra en un torneo internacional.

La de ayer fue la máxima goleada en el ciclo de Marcelo Gallardo. El mejor resultado que había conseguido era 6-0 ante The Strongest, por Copa Libertadores, el año pasado.

Gallardo contó cómo aisló al equipo y qué hicieron en Cardales, el refugio elegido

Apenas River terminó 0-3 ante Jorge Wilstermann en el partido de ida de los cuartos de final, Marcelo Gallardo eligió que el plantel millonario se aleja los días previos al choque de vuelta de los lugares habituales de entrenamiento. Se fue del predio de Ezeiza y del Monumental -sólo entrenó allí el lunes, día que el club está cerrado- y eligió un lujoso hotel de Cardales, en la zona norte del gran Buenos Aires, para descansar.

Allí Gallardo charló mucho con los futbolistas, buscó el efecto que se vio en el partido de ayer. Olvidar lo que había sucedido en el partido de ida y tratar de hacer historia, escribir una página dorada más en el extenso libro que River tiene en sus 116 años de historia.

Pero allí buscó fomentar la unión del grupo. El martes, día que el plantel se reunió en Cardales, lejos de los entrenamientos, videos o tácticas, el entrenador armó un gran torneo de truco. “Participamos todos”, contó el Muñeco. “El miércoles nos pusimos en la cabeza la determinación de dar vuelta la historia. Las cosas uno las siente y se dan de esa manera”, analizó. Ayer el plantel descansó y vivió con emoción el banderazo que los hinchas millonarios hicieron en el playón del Monumental, recibiendo al equipo a lo grande. El resto se vio en la cancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *